¡Queridos niños, adolescentes y jóvenes!

Esta página está dedicada especialmente para ustedes. El Papa Francisco los invitó a “hacer lío” ¿se acuerdan? ¿Qué les parece si hacemos un poco de lío en esta Navidad? ¡Ojo! No se trata del lío y del bochinche que ya están pensando…música, cohetes, fuegos artificiales…

Para prepararnos a celebrar la Navidad, el primer lío lo tenemos que hacer en nuestro propio corazón. ¡Cuántas cosas desordenadas que hay que ordenar!: peleas, caprichos, desobediencias, egoísmos, faltas de amor y de atención hacia aquellos que nos quieren y hacia el mismo Jesús…

¡Jesús nace y es la verdadera Estrella que nos ilumina y acompaña! 

Por eso nosotros queremos ser en esta Navidad ‘Sembradores de Estrellas’, porque queremos transmitir a los demás la alegría de ser amigos de Jesús. 

Recordemos un poco lo que tantas veces nos contaron acerca de la Navidad: ‘María y José iban camino a Belén para empadronarse tal y como había ordenado César Augusto. José iba caminando y María, a punto de dar a luz a su hijo, sentaba en un burro. Meses atrás, el arcángel Gabriel había visitado a la Virgen María para darle la noticia de que en su vientre llevaba al hijo de Dios, un niño al que tendría que llamar JESÚS. 

A su llegada a Belén, María y José buscaron un lugar para alojarse, pero llegaron demasiado tarde y todo estaba completo. Finalmente, un buen señor, les prestó su establo para que pasaran la noche. José juntó paja e hizo una cama para su esposa. Lo que ninguno de los dos imaginaba antes de trasladarse ese día a Belén es que era el momento de que naciera Jesús. Al caer la noche, en el cielo apareció una estrella que iluminaba más que las demás y se situó encima del lugar donde estaba el niño. Muy lejos de allí, en Oriente, tres sabios astrólogos llamados Melchor, Gaspar y Baltasar, sabían que esa estrella significaba que un nuevo rey acababa de nacer. 

Los tres sabios, a los que conocemos como los tres Reyes Magos, fueron siguiendo la brillante estrella hasta el pesebre de Belén para visitar a Jesús. Cuando llegaron a su destino, Melchor, Gaspar y Baltasar buscaron el pesebre y se postraron ante el Niño para adorarlo y le regalaron oro, incienso y mirra’ 

Queridos chicos y chicas: 

Además de prepararnos nosotros mismos, debemos ayudar también a otros a prepararse para la Navidad y a acercarse a Jesús, por eso somos ‘Sembradores de estrellas’. Vamos a salir por las calles y, con nuestros cantos y alegría, sembraremos estrellas de amor y de esperanza en el corazón de las personas que se crucen con nosotros. Y lo haremos con la alegría y la fuerza del Evangelio, para que nadie se quede sin saber que en Navidad Tú naces para todos. 

Juntos rezamos:

PADRE BUENO Y MISERICORDIOSO, TE PEDIMOS

QUE EN ESTA NAVIDAD NOS FORTALEZCAS Y

NOS LLENES DE CONTAGIOSA ALEGRÍA Y ESPERANZA,

PARA DAR FIEL TESTIMONIO DE JESÚS

TU HIJO AMADO. HAZ SEÑOR DE MI CORAZON, Y

DEL DE MIS HERMANOS, UN CALIDO Y ACOGEDOR

PESEBRE DONDE NAZCA JESÚS. AMEN

Algunas sugerencias:

- Para realizar esta tarea misionera formamos pequeños grupos de niños y adolescentes, acompañados por jóvenes o por algunos padres. Inviten a todos los que quieran participar, estén o no en algún grupo misionero.

 - Cada grupo saldrá a recorrer las calles del barrio, especialmente aquellos lugares más concurridos (esquinas, plazas, galerías, estaciones, comercios…). Si desean, los niños podrán ir vestidos como ángeles, pastores o reyes y llevar estrellas en sus manos.

 - Pueden llevar también globos con un mensaje y golosinas para regalar a los niños, o pequeñas tarjetas con la imagen del Niño Jesús o el Programa parroquial de Navidad para repartir por las casas. Si se animan, sería lindo cantar algunas canciones navideñas.

 - Pueden llevar también globos con un mensaje y golosinas para regalar a los niños, o pequeñas tarjetas con la imagen del Niño Jesús o el Programa parroquial de Navidad para repartir por las casas. Si se animan, sería lindo cantar algunas canciones navideñas.

AddThis Social Bookmark Button